12 de septiembre de 2014

Si no te hubieras ido

Qué dirías si supieras. No lo quisiste nunca. Tu hermana era "demasiado poncho para ese gaucho" y así, diciéndoselo, me obligaste a retirarnos de aquella noche de saxos.
No te hice caso. Hubo muchas otras veces.
Sí, se alejaría de ella, pero no por mí. 
Hoy espera un hijo.

He caminado tantos kilómetros buscando enterrarte, y ya no lloro ni temo, pero era tan diferente cuando estabas vos... 
Vos que me querías dejar acompañada por él, que según tu opinión "le das un millón de dólares en una mesa para que te los cuide, y te devuelve un millón y uno", pero que quizás yo no me enamoraría. Mis amores hasta ese entonces, los dos hombres que marcaron mi vida eran de un perfil muy distinto. Seguramente no devolverían "un millón y uno", y habían ejercido sobre mí un gran poder; generado mucha dependencia. Yo no era yo con ellos, pero estaba lacrada por quien según vos "moriría en su ley y como un gaucho". 
Una simple intervención quirúrgica le hubiese salvado la vida, pero eligió esa patriada que no tuvo razón de ser.
Sin embargo, te equivocabas en algo. Quizás ahora ya lo sepas. Pero te fuiste ignorándolo...Él, él que vos querías para quedarte tranquilo con tu hermanita del alma, no quiso que fuese así...

Nos quedamos con muchas cosas por vivir. Nos falto viajar, Jorgito. Caminar más calles, ser tan hermanos... 
Que me cuentes y yo te cuente, y pasemos otra noche en vela mateando los amores y la vida. Sí, la vida. Tu vida, donde aún no había llegado la mujer que te hiciese olvidar todas las otras...
Me quedé tan sola sin vos. 
Es como si la partida la hubiesen ganado ellos. Los de siempre, los que maldijeron tu llegada y el demorado encuentro.
Me hacés falta; todos los días, aunque ya no te llore, y pueda contar tu historia sin lágrimas en los ojos.
Los primeros años fueron imposibles.
Te considero muy valiente. No sé si desde donde estás me ves. No sé hacia donde partirán las almas cuando abandonan el cuerpo. Cómo haré para reconocerte, si es que arriba hay un reencuentro. Si de verdad todos nos volveremos a reunir.
Si así fuese, no dudo que estás con él, y que ya han arreglado cuentas. Tangos de por medio...
A mí me toca mucho por hacer acá abajo. Y he caído y me he levantado ya varias veces desde que no estás, y a veces faltan las fuerzas y las ganas pero sigo confiando en que algún día vendrá. Sí, vendrá la paz y la energía suficiente para seguir adelante, feliz. Ya es tiempo.

4 comentarios:

Palabras Perdidas dijo...

Hablar con alguien que nos falta es una forma de darle vida otra vez. Estoy seguro de que tu conversación no es un monólogo.
Me ha gustado la claridad con que te has expresado en esta ocasión
Un abrazo

Beatriz dijo...

una bella manera de comunicación Acaso esas almas que vuelan quien sabe por donde aún escuchen nuestras voces. Y nuestros silencios. Y nos acompañen .

Abrazos Rochi

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Ellos siguen estando cerca mientras los recordemos.
un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Me da mucha pena.
De verdad.

Besos.

 
design by suckmylolly.com.