21 de septiembre de 2014

De mentiras y verdades

Y te miento. Lo callo. No te cuento mi verdad, que quizás no ignores...
Hago como que nada ocurre, y el abismo se aligera. Sin embargo hay una tensa calma.
Porque no, no podrías soportar que te quieran. Lo dejaste más que claro desde siempre. Entonces, juego tu juego por miedo a perderte, a no compartir siquiera los ratos que me das, y que yo acepto porque casi desde el comienzo fue así, y no me siento con derecho a cambiarlo, ni tampoco saldría airosa.
¿Te importaría saber que para mí da igual? que son tus manos que sostienen y abrazan, y que no quiero perder.
Tu mirada... Adoro que tus ojos sonrían, y que tus brazos me llenen de vos, que no tenga que explicarte nada porque lo sabés todo. Porque si te dijese que sos mucho más importante que lo que ya sabés, te alejarías de prisa. Es tu límite, no el mío. Pero sí es, el que has escrito para ambos.
Juntos converge el universo. Juntos el cielo está más cerca y el cotidiano es magia.

3 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Hemos coincidido en tema y espíritu...
=)

casss dijo...

Quien ha vivido, entiende tus palabras y se conmueve.
Recuerdo la canción Ne me quitte pas y me quedo relendo tus palabras.
besos

Palabras Perdidas dijo...

Difícil situación la que describes. A nadie le gusta que le mientan, aunque lo que dices no es una mentira en si misma. Y aunque lo fuese sería lo menos importante. Como han dicho antes, solo los que hemos pasado por esto entendemos tus palabras
Besos

 
design by suckmylolly.com.