7 de octubre de 2014

km 5 (parte IV)

Una mañana se despertó y él ya no estaba. En realidad la despertaron, alguien llamaba a la puerta.
Era la otra.
-Quiero hablar con vos. 
-¿Por qué te fuiste? Ahora soy yo la mujer de Claudio. ¿No te das cuenta que no sabe cómo hacer para que te vuelvas a Buenos Aires?
Te llamó después de una pelea nuestra. Vos sabés mejor que nadie que él no sabe estar solo. 

Ella enmudeció. Los nervios le recorrían todo el cuerpo y el corazón se le salía por la garganta. 
¿Y si de verdad era ella la que estaba de más, y él no sabía cómo decírselo?
No en vano nunca la echó. Según él por respeto. Y del respeto a ella qué...
Mientras la oía pensaba en cómo terminar con todo. ¿Ejecutar el plan? o volver a armar por tercera vez su bolso y marcharse a Buenos Aires dispuesta a empezar de cero. Tenía su casa. Había luchado mucho por conseguirla, y debía hacerse cargo aún de la deuda. Buscar nuevamente un trabajo. Olvidar...

-¿Cuándo te vas? no te lo voy a volver a preguntar. Acá tenés tu pasaje. Sabrás por los llamados que tengo una agencia de viajes. No me cuesta nada.
Claudio no sabe cómo pedírtelo. Está arrepentido de haberte hecho venir.
Ya sabés, su salud. Él en Buenos Aires nunca estuvo bien, siempre luchó por abandonarla. No seas egoísta, dejalo libre si de verdad lo amás - y diciéndole esto último, partió.

Se quedó sola, apesadumbrada. Solo esperaba que regresase él para llenarlo de preguntas, y si de verdad él quería que partiese, lo haría, con el corazón hecho pedazos, pero lo haría. Solo necesitaba oírlo de su voz.
No se había conmovido ya con las lágrimas de su hijo. Poco podían importarle las lágrimas de ella. 
Pero no, no lloraba. Temblaba. Un escalofrío le recorrió el cuerpo durante toda la mañana. No volvió tampoco a conciliar el sueño. Su cabeza era todo barullo y confusión. No podía tener un solo pensamiento claro.

3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Esto pinta muy mal.

Veremos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Concuerdo. El insomnio es un indicio de que se viene algo malo.

Palabras Perdidas dijo...

Coincido con mis predecesores. La tensión se mastica.
Me sorprende que la protagonista empiece a pensar en tirar la toalla. Hasta ahora lo tenía muy claro.

Besos

 
design by suckmylolly.com.