30 de octubre de 2012

Octubre


Suma de días, kilómetros y rutas distintas; desvíos inesperados. No tener la menor idea de quién era ella, y terminar siguiéndola por todo su recorrido porteño. La tarde de aquel miércoles en Malba donde viajamos, decididos, a los tiempos de Arturo; desciframos símbolos, y despejamos mitos. Me lo juré al salir: toda actividad sería interrumpida, hasta haber transitado por los tres encuentros. La duplicidad de caminos, la decisión, la pregunta, la no pregunta y su consecuencia. Epicentros.
Y cuánto cuesta salirnos de nuestros yo e interpelar, permitirnos ver y vernos. Porque de haberlo hecho el resultado hubiese sido otro. 
La noche en Palermo, en una Fundación a metros de casa, donde nos detuvo Jung y su libro rojo. La letra D, la E, las ilustraciones; los signos. Los dilemas.
Nada anticipaba para ese entonces la mañana mágica que sucedería a aquella noche, tan imprescindible como ardua. Porque por más que la ida de Saturno haya traído la pausa, los avatares no cesan. 
Nuestra segunda foto, cuando la primera tenía ya dos años y algunos meses. Nos habíamos conocido en aquel contexto donde los laberintos condujeron a la magia y al cambio, a tantos porvenires inesperados. 
Confirmar que también te inunda la claridad, el andar calmo. No, si no te eligió por nada...
Ya veníamos de un brindis muy especial, de una noche mágica del pasaje a esta reciente cifra, con la posibilidad de descubrir un nuevo Aleph, cuando todas las coordenadas coincidieron para que así fuese. Descubrirme bajo los eucaliptos de una noche muy arbolada y diáfana en su Adrogué. Magia y azar comulgaron. Con aquellos otorgamientos que nos da el don de la aceptación, cuando dejamos de culpar externos.
Y cedieron las demoras, hasta aquella del arribo de las primeras "letras de molde", desde la madre patria... Los textos que quiso la ventura o el destino, fuesen esos y no otros; coronando encuentros y celebrando por tanto de lo recibido. 
Pero tanto, y no era todo. Después de veinte años de aquella vez, cuando zambullirme en sus letras significó el hechizo y la fascinación, la conclusión de aquel camino. Su Ética para Amador fue eso y más, y pude contártelo. Descubrir otro rincón en el mundo. Sí, porque mi paisaje está lleno de rincones, de esquinas y lugares que hago míos.
No hace aún un mes, la suerte también quiso, que el río se enangostase una vez más, y a pesar de las lluvias plateadas se tratase de tres días de ensueño. Donde todo lo que fue debía ser, y por algo. Gracias, paisito, porque siempre estoy en casa... 
Para ese entonces faltaban treinta y cinco días para volver; hoy falta sólo una decena, y entonces un cuento me abrirá sus puertas. Muros que hablan. Historia para nada vacía...
Estaré ahí y me entrego a lo que el destino tenga escrito. Solo auguro estar bien despierta, porque es atentos como mejor vemos, y lo suficientemente distraída para que nada apremie, para perderme entre tus calles sin tiempo, dispuesta a todos tus acaso... 

8 comentarios:

silvia zappia dijo...

no hay cosa más bella que perderse en las calles del paisito.
yo me perderé en otras, en noviembre.

(y tampoco conocía a "ella")

abrazo, rochies*

miralunas dijo...

antes, recorriendo tus sentires en el paisito; ahora, casi pisando tus talones por la magia de esta ciudad a la que me une el amor y el adios, siento casi el perfume de tu alma (un poco envidiosa, confieso).

abrazo!

(y si nos juntara un vinito en la terraza del PROA?)

Horacio Beascochea dijo...

La calle y sus enredos, la calle y sus secretos, sus misterios en los que nos perdemos y, por que no, nos habitamos.

Beso

ojo dijo...

Casualmente, hoy estuve en ese hotel.

Saludos

Beatriz dijo...

Esos pasos distraído de la vida por calles que nos orientan y desorientan en los encuentros fortuitos, que nos acercan o nos distancian de plenitudes bajo la tutela muda de alguna arboleda.
Todos llevamos dentro el recuerdo de una calle, de una esquina, de un zaguán al que siempre quisiéramos regresar. O de un país.

Un abrazo amiga.

casss dijo...

Los empedrados siempre están dispuestos a cruzar los pasos que el destino disponga.

un abrazo

Eleanor Smith dijo...

me encanta leerte y lo sabes. el paisito es lo más y Montevideo... ¿qué decirte? amo Montevideo. yo sueño con morirme allí de vieja (aunque siempre digo que no seré anciana)

un beso. o dos.

pd: me puse al día y leí toodo lo que me faltaba por cuestiones de tiempo que me tuvo demorada.

te quiero Rochies!

Raúl dijo...

Un mes, octubre, que ha dado para mucho, leyendo tu entrada.

 
design by suckmylolly.com.