9 de marzo de 2012

Señales de humo

Horas vacías que llenamos de las actividades más incongruentes, y esa suma de nada, a veces nos lleva por algún camino incierto, donde quizás había que descubrir algo. Porque era azar o era el momento.
Cuesta ponerle letras al tema, cuando la sorpresa -ingrata por cierto- tuvo lugar hace pocos días. Fue sorpresa en todos los sentidos: la de habernos olvidado sin motivo aparente, la de su casita que canceló fronteras, dos de sus cuentos que hoy son celuloide; su rostro; su voz leyendo a Walsh; el recuerdo de sus alumnos, de algunos de sus docentes, de colegas, hermanos, amigos. 
Tenías todo por delante, todo por darse. El futuro ya te había otorgado recompensa. Tus letras eran tu mundo, y por medio de ellas, habías logrado llegar a tantos. Misión cumplida.
Cuando leí tu nombre, no dudé. Quedaba la esperanza del error, pero algo me dijo que la intuición era certera.
Te conocí por Marina K, por tus señales de humo, por esos sentimientos hechos palabra. Recuerdo tus atardeceres desde ese balcón muy alto, una cierta distancia que nunca trascendimos a pesar de la cercanía. Hubo también coincidencias. Hoy ya no importan. 
Te voy a recordar siempre por esas letras que supiste, más me conmovieron...

..."Tengo buena memoria para las fechas y soy de las que piensan en qué estaba hace un año, o hace dos, hace cinco, hace trece. También pienso dónde estaré en un año, en cinco, en diez. Creo que la única frustración sería que el juego diera por resultado que pese a los años las coordenadas sean siempre las mismas. Eso, todavía, por suerte, o por fuerza de movimiento, nunca pasó"...
¿Virtud o defecto?
Modalidad.
Imposibilidad.
Apegada a los lazos, o como sea, nunca pude despedirme de alguien para no verlo nunca más. Y si lo pienso, me desespera.

21 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

El otro día pensaba sobre las últimas veces de tantas cosas. Sobre que no somos conscientes de que es la última vez que veamos a un familiar, un amigo, un bar que nos gustaba mucho, un restaurante, un pueblo, una ciudad...
Tantas últimas veces se van acumulando en mi vida que ya pronto será una más de mi mismo.

Besos.

Cecy dijo...

"Nunca pude despedirme de alguien para no verlo nunca más". Me da escalofrío esta frase que resume un todo y la nada al mismo tiempo.
También me desespera el pensarlo,y últimamente me es recurrente, pensar en aquellas cosas que quizás nunca mas volverán.

Un abrazo nena.

Beatriz dijo...

Cuando nos queda la sensación de que no hubo una última vez,sino que en el recuerdo permanece intacto todo lo que hubimos sentido y nos sigue estremeciendo, cuando aún esas Señales de humo nos hacen cosquillas en el alma hemos de pensar que no debió haber despedidas porque su esencia sigue con nosotros.
Hermosas palabras-

Carlos dijo...

Insisto, no hay color¡¡¡¡
Besos varios Rochita¡¡¡¡¡

D. dijo...

Hola Rochis:

Es raro y triste: el blog de alguien que ya no está.
Lamento su pérdida.

Las despedidas son inocentes.
Acordate que jugamos todos los días a despedirnos, "jugamos a decir adiós
sabiendo que nos vamos a reencontrar".

Un beso.
D.

Neogeminis dijo...

Precioso homenaje.
Duele saber que alguien a quien queremos o quisimos nunca más estará presente. El que escribe -bien- corre con cierta ventaja. Puede que alguien lo vuelva a revivir en sus escritos.
Un abrazo.

MAGAH dijo...

"...la única frustración sería que el juego diera por resultado que pese a los años las coordenadas sean siempre las mismas..."

No lo son, mal que nos pese y lo bueno es pensar que mas allá de lo físico uno siempre los seguirá viendo.

Claro, esto suele calmar el dolor con el paso del tiempo.

Un abrazo Rochi!

Malena dijo...

La última vez que vi a Sebastián tenía 26 años y estaba embarazada; él tenía 30 y se estaba muriendo. Feliz por mi panza no se me ocurrió preguntarle que hacía en la Clínica. Ni besarlo, ni decirle cuanto lo quería, ni pensar en todo lo que lo iba a extrañar.

No sé si nos merecíamos una despedida. Creo que fue mejor así; la no certeza de algunas despedidas las hacen más fáciles, no?

Any dijo...

Quien sabe de cuantas cosas nos hemos despedido ya sin saberlo, una persona, un lugar ... angustia pensarlo.
Algunas presencias dejan señales al irse, como estas señales de humo que han quedado en su recuerdo Rochie.
un beso

Lucía.uy dijo...

"apostamos a la vida aunque nos rompa una y mil veces en pequeñas muertes necesarias".

......un abrazo....

El Gaucho Santillán dijo...

Es mejor no saber.

Creo que es lo mejor.

Solo puedes vivir hoy.

Un abrazo.

Eleanor Smith dijo...

Apegada a los lazos, o como sea, nunca pude despedirme de alguien para no verlo nunca más. Y si lo pienso, me desespera.

Me identifica. Mucho.
Estoy admirada por el talento y la calidad que tiene para con las letras.

Un beso o 2 *

Escribir es seducir dijo...

EL SILENCIO AVISARÁ, DIJO UN CONOCIDO SUYO ROCHIS. Y ESTÁ VEZ EL SILENCIO NO SUPO AVISARLE.
LA PENSÓ EN UNA VIDA PARALELA A LA QUE YA NO EXISTÍA. Y HASTA UN ENOJO DE POR MEDIO POR NO VOLVER A SU ESPACIO TAN SÓLO A DEJAR UN QUE TAL. TAL VEZ APRENDAMOS A ESTAR MÁS ATENTOS, TAL VEZ LOS SILENCIOS SI AVISAN ES, SIMPLEMENTE, QUE A VECES NO QUEREMOS ESCUCHAR.

SALUDOS

Javier F. Noya dijo...

Lo lamento mucho. De esa pérdida no se vuelve, queda el duelo para consolar/tapar a medias/aliviar el ardor de la pérdida. Se sigue, pero allí queda un lugar. Todos vamos colectando esos rincones en el alma, la memoria, el registro en definitiva. Hermoso texto. Besos.

Janeth dijo...

Hay días en que el corazón está lleno de Amor y desborda
Hay otros en que está como seco o en reposo, quieto.
Hay días que nos visita la muerte, arrancándonos el corazón del pecho, y vagamos perdidos entre nieblas y brumas hasta que algo nos rescata o nos despierta Y siempre hay palabras que le hacen renacer, volviendo feliz y entusiasmado a latir

MAJECARMU dijo...

Rochitas,la vida puede verse desde varias perspectivas...No hubo despedida,porque aún queda vida y aún quedan vivencias por compartir...Esa "no despedida"nos ata,nos tiene pendientes y llegará,tarde o temprano, el momento en que todo siga su curso...como debía seguir.
Mi gratitud por tus palabras y mi abrazo inmenso por compartir y por tu amor a las letras,amiga.
FELIZ SEMANA.
M.Jesús

La Peor de Todas dijo...

Olvidarse sin motivo aparente... cuántas veces sucede eso y nos lamentamos más tarde! Y en vez de llenar nuestras horas con actividades incongruentes pensamos que pudimos haberlas llenado con esas presencias.

K. dijo...

me recorre un escalofrío de pensarlo. Tantas palabras y tanto silencio. siempre en la polaridad.
un beso enorme
K

G a b y* dijo...

No siempre se puede dejar un adiós así, definitivo y sin vuelta atrás, tal vez ni siquiera sea del todo necesario, porque en algún punto de los tantos caminos de lo incierto (aún no está todo dicho en vida) exista un nuevo punto de encuentro. Me gusta creer en ello, porque cuesta resistir la ausencia como espacio único de quienes queremos y ya no nos acompañan.
El recuerdo al menos, ayuda a mantener los colores de aquellos que nos pintaron sonrisas y cariño -al menos mientras tanto.
Un beso al vuelo!
Gaby*

mi nombre es alma dijo...

Hermoso y sentido recuerdo el que nos dejas.

VeroniKa dijo...

No quiero despedirme, pero me entra un escalofrío bastante fuerte de pensar en que nosotros, los que fuimos, ya no seremos. Ni siquiera en la memoria de los que pretendimos...

duro. eh?

besos amiga

 
design by suckmylolly.com.