28 de febrero de 2012

Abrasa


Nunca fueron las estrategias. Las ignoro. No me creen. El azar más casual rige. 
No sé de artimañas, me evitan. Perdí.
Y amanece tu imagen que oscila en mí;  la que trajo anoche la lluvia, y sumó los meses sin vernos. Trajo tu voz, las miradas, el acierto. No vacilábamos, y a  pesar de todo, la certeza...
No sin confusión ni miedo; el deseo gobierna. El amor se esconde, se avergüenza de ser; de errar expectante. Abrigado en su guarida.
No había alusiones ni respuestas. No me decías nada.
Y refugiada en mí, me entrego; sin embargo. No te alejo, no te evito. He regresado sin artilugio, desprovista. Tu ser me abraza, me cobijo en vos; sin escudo. No hay murallas ni blindaje y sé, que no habrá revés, que nada cambiará luego. 
Sé de esperas y silencios.  No fue el enigma, fue el descuido. Fue no creer, porque de eso se trata. Casi al límite abandonamos: no, no era verdad. Defendidos.
Te dolió el amor. 
Me pregunto por tus noches, por esos regresos. Los domingos tan nuestros... 
Extraño tus brazos, los que me amparaban esta madrugada. Te extraño tanto. 
Me despertó el llanto; la nostalgia de nosotros aún anida; se quedó conmigo.
Sé que suena absurdo, inconcebible. Me toca. Resuena. Insiste. Abrasa.
Estropeamos un mañana posible, y tantos amaneceres. 
Qué fue que fue, que logró la distancia y el desafecto. 
Aquel, ese otro que nos completaba y sumaba; bastaba su ser. Hoy es nadie. Hoy es nada. Hoy es nudo.
Cuando las piezas ensamblaron y la ventura, y no inculpábamos porque todo pasado mereció haber sido. 

El gris y la vigilia te desplazan. 

13 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Asì es el amor ausente.

Asì es el amor, mejor dicho.

Tiene momentos asì.

Buen texto.

Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

El desafecto es un virus que se vuelve resistente con los años.
Inmune a cualquier tipo de tratamiento un día acaba por dejarnos solos.

Besos.

Siberia dijo...

Claro que así es el amor como dice Gaucho. Ese extrañar tanto. Yo lo he vivido. Yo sé como todos te parecen ser él. Así es el amor.

Precioso texto.

Un saludo

Javier F. Noya dijo...

Melancolía del ardor perdido, ceniza (ese gris final, tan simbólico, tan preciso, precioso) que se desplazará también. y así suele ser el futuro: desplaza. Me ha gustado mucho. E insisto, yo le pondría una música hip hop algo dark, suena muy bien, y con una voz entre sensual y salvaje como la cantante de yeah yeah yeah quedaría genial.Con alguna frases finales de cada párafo repitiéndose para guardar la estrucura del tempo musical. Besos.

Cecy dijo...

Agridulce de la lluvia que trae los recuerdos y en esa brisa que se desprende en cada gota, un olor del amor impregnado, que se va diluyendo en el gris inevitable.

A mi también me ha gustado, será la lluvia con sus aromas...

Un abrazo nena!

Beatriz dijo...

Mantener la llama encendida, forzarla a que no se apague es, a veces,un esfuerzo vano. El tiempo merma su intensidad o acaso sea nuestro propio descuido porque cuando nos abrasa se nos antoja eterno y lo conjugamos en futuro. En la entrega no lo imaginamos consumido,porque de él, del amor apagado ya, nos quedan las cenizas.Los recuerdos. Los grises.
Y acaso la esperanza de otro instante.Demorarlo.

Amiga, cuanta afinidad contigo me dejan tus palabras-

Un beso

Janeth dijo...

Amiga nunca dejes de sonreir, nisiquiera cuando estes triste, porque nuca sabes quien se podra enamorar de tu sonrisa...Creo que la peor forma de extrañar a alguien es estar sentada a su lado y saber que nunca lo podras tener....

Raúl dijo...

Con esas frases tan aceradas, has conseguido una narración muy ágil.

José A. García dijo...

Tal vez el problema no sea qué fue lo que sucedió, sino lo que no sucedió y debió de haber sido...

O tal vez esté equivocado como tantas otras veces.

Saludos

J.

VeroniKa dijo...

Hoy es olvido.
Olvido renegado a olvidarse.
Con serias intenciones de reinventarse.
Ud sabe dónde buscarlo.

Rayuela dijo...

algunas veces, el gris abrasa tanto como fuego...
la vigilia como desamor, y sin embargo quema


besos, rochies*

La misma... dijo...

La espera y los silencios,claro que matan.Agonía pura!
Volví de vacas...ya me pongo al día con tus frondosos escritos.

G a b y* dijo...

Cuántas preguntas revoloteando en el aire, de eso que será, de aquello que podría haber sido. Las esperas y los silencios suelen entintar algunas noches con mayor intensidad. Seguro que vendrá algún amanecer a traer alguna respuesta... o no, quién sabe? Entre tanto, habrán letras que vendrán a socorrernos para expresar todo cuanto nos ronda por dentro.
Bellas letras las tuyas también, un gusto conocerte:
Gaby*

 
design by suckmylolly.com.