24 de marzo de 2012

Venturas


Ver si salen, si emergen las letras hundidas; confusas, non finitas. Si surgen los colores, los días diáfanos, la música en los oídos. Si el azar permite la sorpresa, si las vicisitudes conducirán a alguna parte. Vibrar. Es energía. Es magia.
Y el recuerdo de mis días naranjas, rodeada de voces que ya no están, del abrazo y tus ojos, y ese fundirnos que aplazaba el resto. Sí, fue sin retorno. No volví. Aún no. Todavía me pienso en esas mañanas colmadas de porvenires, en ese todo por construirse. Todo por ser. Los ayeres justificados.
Volver a los lugares donde fuiste feliz tiene ese riesgo. Nada fue como entonces, todo se vuelve recuerdo y nudo en la garganta; brívidos en la piel, la mirada húmeda y cuesta el ahora tan incierto; me cobijo en lo que fui y ya no seré, porque ya no estás, ni estarás.  Porque te fuiste sin futuro en espiral. Fueron círculos.
Y cuesta creer que ya no. Que aquella fue nuestra última montaña. Y no extraño tu voz porque estás conmigo. Porque no será para siempre. Que haya por qué;  por algo.
Quiero brillitos en el aire; tu compañía y tu voz. Las ganas. El imprevisto. Lo postergado. Lo impensado. 
Duele creer menos, duele que no estemos; que los segundos infinitos no nos tengan, no nos vean; ya no digan.
Los adoquines y el ripio, testigos impasibles.
Y las cosas, las nuestras, continuarán inalterables. Los lugares no extrañan, permanecen indolentes. 
Qué fue que fue, que quiso que fuese y ya no sea. Hasta la próxima sortija...
Que impere el riesgo, el aplomo y la mesura. 
Que cada hora merezca el recuerdo, que se renueve la fe, el sentimiento mute y la certeza gobierne. Incondicional. 
Ha sido ventura impar. Que haya tregua.


11 comentarios:

Eleanor Smith dijo...

El pasado, algunas veces mucho mejor y más feliz que el presente e incluso que el futuro que aún desconocemos.

Admiro mucho su talento para escribir.

Un beso o 2 #

tomasuncafe dijo...

me recuerda a villa la Angostura,¿ será solo casualidad y cenizas ?, un abrazo

Beatriz dijo...

Ardua tarea cuando el destino nos impide deshacer las despedidas.Los ayeres no regresan. Se amordazan. Acaso nos dejan de consuelo el recorrido de nuestra memoria por su silencio. A veces un trayecto donde duelen los verbos "inconjugados". Los días naranjas postergados.

Hermosas palabras-
Un abrazo amiga (desde mi noche de silencios profundos) y me voy a disfrutar de Emile Zola a tu "Taller...

Cecy dijo...

Me da muchísima nostalgia andar recorriendo los ayeres y cuando el camino me acerca, casi que la experiencia ha tocado la tristeza.
Pero no lo puedo evitar.

y tu texto me sabe a eso.
Abrazo sin número, je.

mario gomez garrido dijo...

sí, "el azar a veces lo otorga todo", el azar que permite una luz naranja, un viaje, un retorno. Qué más podemos pedir al azar, a lo imprevisto, mientras, nuestros planes siempre se vienen abajo.

Sindel dijo...

Recorrer los lugares que estuvieron en nuestro pasado es una tarea difícil, sabemos que esta vez volvemos diferentes, unas veces mejores, pero otras no. Las ausencias se sienten más profundas, y se extraña lo que ya no está. Pero es bueno hacerlo muy de vez en cuando.
Me gusta tanto tu forma de escribir que apenas veo algo nuevo entro a leerte. Me emocionas, me transportas y me siento muy identificada.
Un abrazo.

Rayuela dijo...

a veces, las venturas, no nos dan tregua, oponiéndose a sí mismas.
abrazo, maestra*

mi nombre es alma dijo...

Es verdad, volver a los sitios en los que fuimos felices, tan solo recordarlos tiene dos vertientes que no podemos desdeñar. La nostalgía feliz o la desdichada añoranza.

Javier F. Noya dijo...

Qué bello texto, muy bella la conclusión del pasado justificado.
la ventura impar, el prisma propio observando la properidad del otro ya no nuestro, ya ajeno, por si hay (ceo que sí, no sólo en el énfasis) hay alguna diferencia. Discrepo sólo en cuestiones ideológicas, o religiosas, si el empirismo de la tesis científica nos juzga con rigor: la cosas no me parecen indolentes, sólo es que son demasiado reservadas jajaja. Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Volver a los lugares donde fuimos felices es propio de lo ingenuos que somos.
Que esperamos encontrar ahí más que un vacío inmenso...

Besos.

Janeth dijo...

Los lugares que nos traen recuerdos nostalgias de lo que vivimos son especiales siempre estaran guardados en el alma y el corazon...

 
design by suckmylolly.com.