30 de agosto de 2014

Distancias

(Inspirado en cronopios cortazarianos)
                                                                              y que un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas

Él es perfecto. La compañía perfecta. La palabra justa.
Siempre está; presente. Jamás olvidará un cumpleaños ni un aniversario. Para él lo eres todo. Y él para ti también. No hay obstáculos. No hay desencuentros.
Ambos coordinan sus relojes para estar. Siempre.
Cuesta la distancia. Sí que cuesta.
No hay navidades, ni fines de semana juntos, ni siestas de domingo. No hay caminatas al sol, ni helados compartidos.
Falta su olor, su música, sus rabietas, su amigos que quizás ni conoces.
Cada minuto compartido es tan preciado como asfixiante porque sabemos que pronto cesará, que vendrá un nuevo adiós. Que habrá muchos amaneceres solos y muchas noches de nostalgia.

4 comentarios:

San dijo...

Hay distancias que duelen y mucho y todo lo que nos rodea nos acerca hasta su recuerdo.
Bella letras.
Un abrazo.

Mario gomez garrido dijo...

Ese "saber que pronto cesará" es de los aprendizajes más duros y necesarios que existen. Para un medio fama como yo, leer Distancias me conmovió bastante, sin duda.

TORO SALVAJE dijo...

Ya no puedo con los adioses.
Me matan.

Clochard C dijo...

Es difícil manejar las distancias si son insalvables. Solo su fecha de caducidad permite respirar un poco cuando falta el aire, si no...son el principio del fin. O el fin del principio

 
design by suckmylolly.com.