23 de junio de 2012

Los premios


Una piedra roja, un libro de Simone y un jardín de cerezos: hallazgo, causalidad. Una cornalina en la mano izquierda. Aún no te fue dada. 
El vértigo del ayer concluso e insignificante, no había un por qué; el desvío de doce años, el letargo, en pos de tanto. De vos que ya no estás, y nuestra casa en la montaña, a medias. "Buenos Aires", demorando, interrumpiendo...
Hoy no estás, y quizás debió ser así. Y aquel marzo llovió de lágrimas nuestro Sur, cesó la espera. Lo desconocíamos. Era la calle Primera Junta, muy cerca del cerro; de los cinco kilómetros diarios que debías caminar para sanarte. 
Una piedra roja que compense el fuego ausente, que trascienda el pensamiento y traiga la acción. Que cesen el laberinto y las vacilaciones; la ansiedad y el desconcierto. 
Preciso reparo, de tanto absurdo. Que llegue la réplica.
Si nada fue por nada, si se trató solamente de direcciones incongruentes. Si la huella impar nos condujo por azar, si la contingencia y los por si acaso, si todo fue por nada. Si no hubo sospechas.
Quiero el premio; tu abrazo y compañía, la razón de este encuentro. Las fuerzas para no torcer. Así, sin más pero juntos; resarcidos del revés y los tropiezos; sin temores. Verdaderos.
Las calles recorridas son otras, quedaron iluminadas por la estela. La que traza nuestro andar. La que nos devuelve y compensa.
Julio fue el testigo, la claridad de la pausa, de la misión cumplida; que el azar o el destino, digan lo que digan. 

Volví a mi casa, la de la infancia, en sueños. 


10 comentarios:

D. dijo...

Hola Rochies:

Siempre te leo y siempre me queda un gusto incierto.

¿Tan bien adaptás los textos a tu vida?, ¿es al revés? o ¿son ficciones?

Me extraña: que no menciones un barco.

Siempre pensé que "Los premios" era una versión ampliada y novelesca, excelente, de "Casa Tomada" (que a su vez es magistral).
¿A esa casa llegaste al final?

Beso.

Rayuela dijo...

queremos tanto a julio...


"casa.
casa como cueva
casa como refugio.
casa como un buen sueño"*

Janeth dijo...

Un lindo escrito, recuerdos, pasiones, pienso que el mayor regalo que buscas, es descubrir tu paraiso en esta tierra, penetrar en el, en vida

TORO SALVAJE dijo...

Ojalá que tengas todos los premios de esa clase que necesites.

Besos.

Smith. E dijo...

Si se pudiera volver a la infancia, yo me anotaría primera en el experimento.
Fue la época en la cual fui feliz y casi no recuerdo sonreír...

Un beso. O dos.

Gastón Avale dijo...

Julio, con un misterio siempre agravante. Muy buenas palabras. Un beso.

Cecy dijo...

Volver a casa ya es un premio importante, porque las raíces es quien hoy hace el presente. Y que te acompañen esos abrazos porque te los has ganado.

Un abrazo Nena.

Beatriz dijo...

Ese regreso que reconforta y a la vez angustia. Esa búsqueda de referencias en la otredad, la desazón de lo perdido, de las pérdidas. Ese querer hallarnos en el destiempo, regresar a lo inexistente. Esas ansias de encontrarnos, de ser aquella que fuimos, todo... en un hermoso sueño.

Y el premio, el abrazo, las casualidades, los resarcidos. Que aunque en sueños son un hermoso premio.

Si Julio te leyera hoy te felicitaría.

Espero que mi interpretación sea de tu agrado-
Sabes bien que el texto pertenece al lector.Es él quien le da identidad. A veces tan alejada de aquella que su autor creó.

Besos amiga, (contéstame)

akuanauta dijo...

Es hermoso que hayas realizado un homenaje así al escritor de tus lecturas y de muchas miles de personas más.

Besos

Javier F. Noya dijo...

Bellísimo texto. Un final ajustado y circularmente bello, cierra todo. Y el transcurso del tiempo es inexorable: si Julio viera en qué se trnasformó el London ni loco se va a tomar un copetín allí. Besos.

 
design by suckmylolly.com.