30 de julio de 2011

Ayeres


Medianoche. Algo me lleva hacia atrás, a leerme, leerlos, leerte y confirmar cuán impensado era un desenlace en silencio, cuando lo que nos unió fue la palabra; el ida y vuelta cotidiano que tal vez te acercó antes a vos, que a mí. ´

Sí, porque hoy reparo en un sentir del que no fui consciente en aquel entonces. Y yo, la que no se había dado cuenta aún de nada, soy quien permanece en el recuerdo vivo, de ese ayer donde tocó ser felices.
Y voy con este amor a todas partes, venciendo incertidumbres; caminamos, dejamos huella, abrimos nuevas puertas. Él y yo solos, sin vos. Prisioneros de este hoy que te invoca; testigos silenciosos.
Y ahoga la suma de días, meses, horas infinitas sin nosotros, que sumergen en una especie de abismo insondable con la secuencia de escenas, de ese ayer donde pudimos ser.
Perdoná la demanda, había sido tanta la espera, y de pronto encontrarte... No pude evitar la lucha; con esa fuerza absoluta que todo lo puede y que a nada le teme, cuando se ama.
Hay noches que no empiezan, cuando el azar elige detenerse en vos. Y recrea pasados que sé eternos. A pesar del descuido, de la crueldad de tu inercia, ante un futuro que por fin llegaba.
Perdón de veras. Perdón por tanto amor que salía de la piel, que dolía encerrado en el alma, que no temió, ni se privó de ser, cuando fue turno de tenernos... No sin lágrimas; presagio impertinente de este nudo que hoy cierra la garganta; de esta desazón en la mirada. El sinsabor. Un mundo que se desafía en el umbral...
Y vamos él y yo juntos, buscando pretextos; juntos en alguna tarde de sol, nos sentamos en la mesa de un bar; escribimos, buscamos evadirte, intentamos recuperar ese antes que era antes de ayer y de ahora; hemos visto nuevas caras, oído otras voces, afrontado imprevistos que desviaron la ruta; he transitado tus pasos sin vos, él y yo, te sentimos en cada instante, en aquellos atardeceres naranjas, en tantos entornos casuales, en muchas melodías, caminando tus calles, descifrando silencios, en lugares que no podrían desprenderse de lo que fue, y resisten a creer que ya no será.

7 comentarios:

Janeth dijo...

Que bonito mensaje lleva tu entrada, el recuerdo y la melancolia, esa nostalgia de lo que fue, que ya no está, pero si se guarda en el corazon, me paso, visitando la ciudad en la que crecí, aquella casa paterna, la calle,.... y los recuerdos afloraron enseguida, esa calle; compañera de mis juegos infantiles, las casitas algo cambiadas, y todo lo que alli quedaba, fue una experiencioa muy bonita...

TORO SALVAJE dijo...

Ese "no será" duele en el alma.
He vivido algunos "no será" y dejan un reguero de dolor terrible.

Besos.

Any dijo...

:(

Me puse triste.
Yo trato de no arrastrar recuerdos y sentimientos conmigo (digo trato, no digo que lo consiga). Trato de seguir adelante aunque a veces me asalte una melancolía parecida a la de su texto.
No se pide perdón por el amor che, sale asi y el receptor verá que hace con eso ... pero perdón no, porque?
Un beso Rochie

J. G. dijo...

en efecto, un mensaje oculto, te ha faltado invitarme a bailar contigo un tango en tu ciudad.

saludos

Escribir es seducir dijo...

NO TANTO PERDÓN ROCHITAS!!!!

SUS PALABRAS SON MARAVILLOSAS, OJALÁ LLEGUEN A DESTINO EN ESOS AYERES QUE TAL VEZ SERÁN O NO.

EN SU RECUERDO PERMANECERÁN GUARDADOS AQUELLOS MOMENTOS FELIZMENTE VIVIDOS.

CON ESO HAY QUE QUEDARSE

SALUDOS

La paciente nº 24 dijo...

¿Cómo se dice hoy en plural? ¿hoys?, pues hoys nos unen y separan los mismos silencios, es cierto eso de "El comienzo está en el final"

[Aquello no tiene ni pies ni cabeza, ¿se lo buscaste?, aunque puedo hablarte del modus operandis: Viaje por un concierto, amigo poeta, quisimos hacer un cadáver exquisito, luego lo pegamos a nuestra manera, la 407 la habitación del crimen, se quedó el cadáver sin pies ni cabeza, sólo el cuerpo del delito.]

Valèrie dijo...

Me emocionaste, mucho. Me voy...me voy pensando...

 
design by suckmylolly.com.