28 de julio de 2010

Testigo

23 de junio 2010

A ellos los separaba un río. Una frontera que la asfixió setecientos días. Fui testigo del pavor de aquel entonces.
¿Intuiría ya que una vez más no la sabrían amar, que la querrían mal, o por lo menos no como sabe sentir un corazón libriano?
Fui testigo de aquel pavor, testigo de los testigos que la ayudaron a nadar.
El ser que más la amó se lo había dicho antes de irse para siempre, "vas a estar muy bien. El laberinto cesará cuando termine el verano. El primer día del otoño vas a ser muy feliz. Espero que a mi lado, acá, unidos para siempre. Y esta vez no en círculo, sino en espiral..."
El se fue tres días antes de que ella llegara...
Con el alma en la mano, y tan sólo dos meses después, en pleno duelo del dolor, logró hacerlo. Por fin se concretó el encuentro. Era 20 de marzo, la noche del 21 un abrazo quitó la asfixia, más tarde la distancia le robaría el aliento. Se entregó sin dudarlo. Después del primer beso no pudo evitarlo, le dijo su primer te amo. Así comenzó el otoño.
Fui testigo de ese amor. Fui testigo de este fin. La oí cuando le decía, vuelvo a amar a alguien que no me ama, me tengo que curar de vos...
Antes de despedirme, le rogué que su lugar no fuese Montevideo. Le supliqué que no repita mi historia. Esa por la que aún no tengo vida, o vivo a medias...
Le pedí que se fuera de Buenos Aires, si así lo necesitaba, pero que apostara a aquel viejo amor, que hoy tal vez estaba resurgiendo.
Él le entregó sus escritos. Vacilando. Temeroso.
Ella continuará ignorando que en esas letras está su nombre.
Los tres amábamos a alguien que no nos ama.

Ignoraba hasta hoy, que apenas nos despedimos, ella le envió esto...

"Espero que tengas el celular apagado y no despertarte. No está bueno no ser prioridad, y peor aún, "nada" en la vida del otro. Leí tu email después de mi llamado, ni afecto se percibe ya...
¿Por qué en mí es tan profundo el sentimiento?, ¿cuándo fue que empezaste a mentir, a fingir... Decime cuándo se terminó el amor, o todo fue mi propia utopía?"


Ella ignoraba también que yo escribiría esta historia que hoy les cuento.

Luciana

26 de julio de 2010

El nene más lindo del mundo...


Desde hace ya cinco añitos...

- ¿Máximo, si yo te digo Montevideo o San Martín, vos que decís?
- ¡Montevideo!
- ¿Vas a venir a visitarme?
- Sip, ¡en barquito!
- Es otro país, pero nos separa sólo un charquito. En 25 minutos llegarías a mi casita en avión, y en una hora y media en barquito.
-¡En barquito!
..."Escuchame, vos ahora vas perdiendo, pero vas a ganar la batalla"...

Estábamos jugando al Bakugan...

20 de julio de 2010

Intercharqueando...

Así fue la primera vez. Inolvidable...



Así fue la segunda. Empezaba el otoño...


Así la tercera.



El cuarto y reciente viaje, que culminó hoy, lo saben de memoria. Ahora llegó el momento de definir.
¿Vuelvo a mi Patagonia, a la de las hadas, a mi Sanmartincito. O bien cruzamos el charco, y empezamos de cero?
Gracias brothercito, no he hecho más que pedirte señales. A vos Clodito. A vos papá...
A vos maestro, a vos Darno...

12 de julio de 2010

Una argentina en Montevideo II


Atrapada por los libros de Mauricio Rosencof, Mario Levrero, Las siete noches de Borges, Que nunca falte. Y sin dejar de respirar el mundo a través de la ventana que mira el Solís. Hoy me encuentran por acá. Los espero...
Por si no se habían dado cuenta Aute y "La belleza" cantaron hasta que España se quedó con la copa ;)
Cerca de las 20 horas será la fiesta de bienvenida a los celestes. Feliz por el balón de oro de Forlan, el único 10 en serio del mundial.
Rodeada de amigos nuevos de todos los países, escribiendo, descubriendo, perdiéndome entre callecitas montevideanas...
Tengo una asignatura pendiente, las flores al maestro, al Darno, a Zitarrosa...

7 de julio de 2010

Una argentina en Montevideo....



Lean esto, por favor.
Realmente lamentable, más de lo mismo, como el contenido de mi post anterior que no deja de ser un descargo a un tipo que jamás admiré y además considero una verguenza nacional. Con noticias como éstas, aumentan las ganas de no volver a cruzar el charquito, y estoy haciendo todo lo posible para que mi presidente sea Pepe y no más K.
Al margen de eso, desde hace diez días mi ventana mira la fachada del Solís y la calle Bacacay, donde la primera noche comimos con Eduardo Galeano.
Como bienvenida a mi paisito anaranjado creo considerarme más que afortunada. Tengo conmigo "Las venas abiertas de América Latina", con un chanchito dibujado por él para que la suerte me acompañe y su tierra pase a ser la mía...
Augurábamos una final "Argentina-Uruguay", aunque agregó que se le rompería el corazón, por la derrota de cualquiera de sus dos paises.
Ver muchos amigos, conocer otros nuevos y tantos. No ha dado el tiempo para repartirme entre tanta cena, tanta propuesta, tanto tanto.
Estuve en el cumpleaños 77 de Mauricio y en su retiro ayer, 6 de julio, donde no vimos ganar a la celeste pero como bien les dijo Pepe "chicos no fueron a la guerra, fueron a jugar, y la guerra ya la ganaron". Y los espera con una super bienvenida el 12 de julio en la Avda. del Libertador.
Tengo dos amigos mexicanos nuevos, uno brasilero, dos chilenos, un argentino, por lo menos ocho uruguayos, y los de hace rato, los que lograron que desde hace dos años mi corazón estuviese parcelado, con un río de por medio.
Me estoy devorando "Que nunca falte" de Mauricio Rosencof y me enamoré por completo de Mario Levrero, sólo conocía su "novela luminosa", y gracias a Tristan Narvaja, vengo encontrando todo lo demás. Hoy salgo a recorrer posibles y futuros departamentos. Está gris, pero hay niveles de grises y el paisito anaranjado brilla aún sin sol. Creo que las tardes grises son sólo mis tardes porteñas.
Extraño un poco la Patagonia, pero ni recuerdo que aún tengo mi trabajo en Buenos Aires o mi casita palermitana. Sí extraño mi trabajo en Rincón de los Andes, que dejé stand by.
Me dolió hoy enterarme de la muerte de la intendenta de Sanmartincito, Luz Sapag.
Me falta ver atardeceres anaranjados, rojos y violetas, y llegar hasta la punta, en el este, y a Cabo Polonio. Aún hay tiempo...
Me falta llevarle un nardo o un geranio al maestro.
Al que desde el exilio dijo "país ya te armarás"...


"Hombre que mira su país desde el Exilio"

País verde y herido
comarquita de veras,
patria pobre
país ronco y vacío
tumba muchacha
sangre sobre sangre.
País lejos y cerca
ocasión del verdugo
los mejores al cepo
país violín en bolsa
o silencio hospital
o pobres artigas.
País estremecido
puño y letra
calabozo y praderas
país ya te armaras
pedazo por pedazo
pueblo mi pueblo,
país que no te tengo,
vida y muerte
cómo te necesito,
país verde y herido
comarquita de veras...

3 de julio de 2010

¡¡¡Vamos Uruguay!!!


Querido Diego, ni la ayuda de Rodrigo te bastó, ¿será por testarudo, por quemado, o porque no jugaron ni Palermo, ni Verón? ¿Por qué no te lo merecías, porque Argentina lo que menos necesita es ganar un mundial, cuando tuvimos una guerra civil en Patagonia que nadie televisó, porque estaban todos gritando gol...
¿Será que cuando Rodrigo fue hasta Cuba a regalarte "la mano de Dios", lo primero que te surgió decir fue, "que ese "negro" se sacara las tejanas para verte a vos"(?)
¿O que Pele el otro día tenía razón?, y no sos ejemplo de nada.
Acordate lo que contestaste anoche cuando te preguntaron por el triunfo de Uruguay...
"¿Están en el mundial?". La puta que te parió...
Seguramente te olvidaste que el Dr. Diego Romero -uruguayo-, te salvó la vida hace algunos años cuando después de algún jarrón de tu amigo Copola quedaste casi muerto en Maldonado. Después, ya trasladado a la Sacre Coeur de Paraguay y Gallo, la pasaste bastante mal. Pero sos como el ave fénix, muerte y resurrección permanente, tremendo escorpiano... Entre Charly y vos nos brindan grandes lecciones de vida, son un ejemplo...
Lástima que la mejor la está dando Gustavo Cerati, por cosas muchos menos malas que las que han hecho nuestros dos ídolos nacionales.
Seba Abreu nos salvó a nosotros, a la Argentina la hubiera salvado Seba Verón...


La mano de Dios

En una villa nació, fue deseo de Dios,
crecer y sobrevivir a la humilde expresión.
Enfrentar la adversidad
con afán de ganarse a cada paso la vida.
En un potrero forjó una zurda inmortal
con experiencia sedienta ambición de llegar.
De cebollita soñaba jugar un Mundial
y consagrarse en Primera,
tal vez jugando pudiera a su familia ayudar...

A poco que debutó
"Maradó, Maradó",
la 12 fue quien coreó
"Maradó, Maradó".
Su sueño tenía una estrella
llena de gol y gambetas...
y todo el pueblo cantó:
"Maradó, Maradó",
nació la mano de Dios,
"Maradó, Maradó".
Sembró alegría en el pueblo,
regó de gloria este suelo...

Carga una cruz en los hombros por ser el mejor,
por no venderse jamás al poder enfrentó.
Curiosa debilidad, si Jesús tropezó,
por qué él no habría de hacerlo.
La fama le presentó una blanca mujer
de misterioso sabor y prohibido placer,
que lo hizo adicto al deseo de usarla otra vez
involucrando su vida.
Y es un partido que un día el Diego está por ganar...

A poco que debutó
"Maradó, Maradó",
la 12 fue quien coreó
"Maradó, Maradó".
Su sueño tenía una estrella
llena de gol y gambetas...
y todo el pueblo cantó:
"Maradó, Maradó",
nació la mano de Dios,
"Maradó, Maradó".
Sembró alegría en el pueblo,
regó de gloria este suelo...

Olé, olé, olé, olé, Diego, Diego


A Dieguito le pueden escribir todos, su sitio oficial por ahora lo permite...

 
design by suckmylolly.com.